Páginas

lunes, 22 de octubre de 2012

El proyecto europeo Saraband


El proyecto europeo Saraband, en el que participa la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), ha desarrollado una nueva tecnología de redes de comunicación inalámbricas que permitirá ofrecer al usuario muy alta velocidad a un coste más bajo.
Coordinado por la multinacional francesa Thales, esta nueva tecnología ofrecerá a los usuarios acceso a servicios 4G con velocidades de hasta 200 megabits por segundo, unas treinta veces superior a los 7.2 megabits por minuto de acceso a móvil 3G que se ofertan actualmente.
El proyecto se puso en marcha en octubre de 2011 y, cuando concluya en 2014, está previsto que se instale un prototipo de la nueva red en el campus de Vera de la Universidad Politécnica de Valencia para validar sus prestaciones de cara a su explotación y comercialización.
Según ha explicado a EFE la investigadora del Centro de Tecnología Nanofotónica de la UPV, Ruth Vilar, esta nueva solución contribuirá también a "reducir la brecha digital", ya que ofrecerá servicio de banda ancha a zonas rurales donde actualmente "la fibra óptica no es rentable".
"Es una solución de bajo coste altamente flexible para los operadores porque, como es inalámbrica, su implantación es más fácil y sencilla, ya que le permite ir desplegando antenas conforme lo necesite en función de sus necesidades y su capacidad", ha subrayado Vidal.
Por este motivo, el proceso para su instalación "es más sencillo que todo el que conlleva, por ejemplo, desplegar la fibra óptica", según la investigadora, quien ha defendido que "el coste de producción de componentes y su instalación, así como el mantenimiento de la red, será mucho menor".
Vilar considera que está nueva tecnología "compite" con la fibra óptica en aquellas zonas, principalmente rurales, donde ésta no es rentable aunque también considera que en aquellos lugares donde sí está implantada la fibra óptica, esta nueva tecnología, "puede darle más capacidad y ser un buen complemento".
El proyecto se dirige a los operadores de telecomunicaciones que podrán ofrecer al usuario final servicios de banda ancha inalámbricos con una gran calidad como videoconferencias, aplicaciones de tecnología móvil al ámbito sanitario (e-health) o vídeo vigilancia.
La red de Saraband propone una solución "wireless" de gran capacidad y bajo coste en una banda de frecuencias concreta, la banda Q, que va de 40.5 a 43.5 Gigahercios.
Según ha señalado la investigadora, las redes actuales utilizan enlaces punto a punto, mientras que Saraband se centra en la comunicación punto-multipunto, de modo que desde una estación base se puede dar servicio a varias áreas.
Gracias a aunar el uso de transmisiones punto-multipunto, la banda de frecuencias Q y el desarrollo de antenas y módulos de bajo coste, este proyecto ofrece "una solución competitiva para el despliegue de redes inalámbricas de alta velocidad", ha destacado Vilar.
En este proyecto se fabricarán antenas de alta ganancia, antenas multihaz y módulos de radiofrecuencia, componentes que serán integrados en una plataforma de red inalámbrica que será desplegada por el Centro de Tecnología Nanofotónica de la UPV que, en esta primera fase del proyecto, ha trabajado en la definición de la red

No hay comentarios:

Publicar un comentario